• Updated

LYNDEN — Los fotógrafos la llamaron la hora de oro, esa primera hora mágica después del amanecer y antes del atardecer cuando la luz es perfecta para la fotografía.